¿Qué fórmula presidencial necesita El Salvador?

Actualmente, el escenario salvadoreño sigue vulnerable. Podemos apreciarlo en los indicadores de pobreza que, de acuerdo a Digestyc ha llegado a 47.5% de la población (3 millones de personas aproximadamente) en el último año. Digestyc menciona también que la inversión extranjera directa ha sido la más baja de Centroamérica en los últimos 4 años. Según la Cepal, el crecimiento económico del 2012 fue el tercero más bajo de América Latina.

 

De acuerdo a lo anterior, podemos interpretar las necesidades que el país tiene y los perfiles de nuestros candidatos para las elecciones del 2014 responden a muchas de éstas. Por un lado, tenemos a nuestro candidato Presidencial Dr. Norman Quijano, una persona trabajadora que ha demostrado con obras más que con palabras en sus gestiones como funcionario público; por el otro lado, tenemos al candidato a la vicepresidencia Dr. René Portillo Cuadra, una persona de la sociedad civil, con un amplio conocimiento sobre la institucionalidad del país y respeto al Estado de Derecho.

 

¿Qué ofrece la fórmula? Ambos candidatos concretan una interesante mezcla de trabajo e intelecto, de experiencia y juventud, de estructura y renovación para el bienestar del pueblo salvadoreño. Nuestros candidatos comunicarán trabajando, no pagando publicidad, se enfocarán en mejorar la educación, darán la apertura escuchando a la sociedad civil y también velarán por la transparencia, tal como lo hemos visto cuando nuestra fórmula presidencial se comprometió públicamente a presentar su estado patrimonial antes de inscribirse en el Tribunal Supremo Electoral. Por consiguiente, antes de pensar en la fórmula de ARENA, pensemos en la fórmula que el país necesita.